domingo, 21 de octubre de 2012

Los Amantes de Valdaro... y una mirada fugaz al pasado que los precedió

    



Los amantes de Valdaro... y una mirada fugaz

al pasado que los precedió




 La lógica del amor es la única que puede dar razón del origen de la vida, esperanza en la hora de la muerte y sentido a la propia muerte y a la del otro.
                                                               Miguel de Unamuno
Amigos lectores: 
Voy a hablarles en esta ocasión de una joven pareja que ha sido bautizada como Los Amantes de Valdaro y que se ha hecho famosa porque sus osamentas  han permanecido unidas desde la lejana Edad de Piedra en un conmovedor abrazo que dura ya más de seis mil años. Este emocionante hallazgo ocurrió en el 2007 en Valdaro, un pequeño poblado cerca de Mantua en  Italia, gracias al milagro de la arqueología, esa ciencia que nos enlaza con el pasado y que con investigación y trabajo perseverantes nos ha ido revelando a través del tiempo la abrumadora  realidad de esos hermanos mayores nuestros que poblaron el planeta en las primeras y más complejas etapas de su evolución.

Los Amantes de Valdaro  vivieron  en una  de esas remotas y difíciles edades: el Neolítico.  Para  hacernos una idea  cabal del entorno en el que transcurrió su vida  es necesario  viajar con el pensamiento hasta esos primeros tiempos de la humanidad.

El hombre de Cromagnon Desconocemos aún muchos aspectos de la existencia de aquellos hombres primitivos, pero los testimonios,  desenterrados por la arqueología de los depósitos de los siglos, nos cuentan  algo de su vida e incluso de su  aspecto.  Es realmente  muy largo y complejo  el camino recorrido por  la especie humana en su evolución y desarrollo a través del tiempo.  Los primeros homínidos, australopitecos y Homo habilis compartieron su existencia con el mamut, el rinoceronte lanudo, el jabalí salvaje y otros animales feroces.  Tenían vidas muy elementales;  vivían de  la recolección de vegetales comestibles (tubérculos, raíces, cortezas y brotes tiernos, frutas y semillas); de capturar pequeños animales (insectos, reptiles, roedores, polluelos, huevos...), de la caza esporádica de búfalos, bisontes, cabras salvajes y renos; y de animales muertos o enfermos que encontraban. 

 Pero estos trogloditas apenas si sabían cazar; eran por sobre todo, oportunistas que  debían moverse continuamente de un lugar a otro pues no tenían más opción  que seguir las migraciones de los animales y los ciclos de la vegetación. El descubrimiento del fuego deparó un gran bienestar a sus vidas pues no solo les brindó calor en las frías temporadas glaciales y protección en las noches contra los animales salvajes,  sino que les permitió cocinar sus alimentos, conservarlos por mayor tiempo y darles mejor sabor. 

prehistoria hombres mujeresFue durante estas primeras etapas  de la evolución humana cuando comenzó la diferenciación de labores entre hombres y mujeres. Como las crías humanas requerían los cuidados maternos hasta mucho después de su nacimiento, las madres humanas estaban mucho más atadas a ellos que la mayoría de los primates, y por esa misma circunstancia los padres humanos debieron cargar con la tarea de obtener el alimento con la caza de  animales, una actividad ardua y peligrosa.

En este periodo  de la evolución, el lenguaje   era inexistente o muy precario. Quizá los primeros pasos en ese sentido  fueron la transformación de gritos en sonidos concretos susceptibles de variaciones. No se sabe qué sistema de comunicación utilizaba el Australopithecus, pero dos millones de años después, durante el paleolítico el Homo erectus, que vivía en grupos regidos por una cierta disciplina, contaba ya con la capacidad de comunicarse de manera muy rudimentaria mediante el habla. 


Durante el paleolítico el periodo de la prehistoria que antecedió al sorprendente Neolítico,  el ser humano luchaba por su supervivencia con el medio natural y con sus competidores de otras especies naturales.  La vida era muy dura; sólo una minoría de seres humanos alcanzaba los cuarenta años y los que llegaban a esa edad lo hacían aquejados de artritis, reumatismo, escorbuto...  y amenazados siempre de muerte con cada hueso roto o muela infectada. 

ImagenEn el  Paleolítico inferior  ( del 230.000 hasta 28.000 años atrás), el hombre de Neandertal, una especie extinta del género homo, habitó  Europa y parte de Asia. Durante cientos de años este ser primitivo ocupó un mismo espacio con el Cro-Magnon. Un reciente estudio del material genético procedente de la muela de un niño neandertal de hace cien mil años ha concluido que el hombre de Neandertal no es antepasado directo del Homo sapiens. Al medir el grado de diferencia filogénetica entre el ADN de los Neandertal y el de los humanos modernos, los investigadores plantean la hipótesis de que estas dos especies surgieron de linajes separados hace por lo menos cuatrocientos mil años y hasta un millón de años atrás. Pero no descartan del todo un pequeño aporte Neandertal al acervo genético del Homo sapiens.


En estudios genéticos realizados por los científicos a los restos de un Neandertal descubierto en el yacimiento de Vindija en Croacia, se  ha comprobado que el Homo sapiens y  el Homo neanderthalensis compartieron el 99,5% del genoma y que los Neandertal tuvieron también  el grupo sanguíneo O, uno de los cuatro que se manifiestan hoy en día en los humanos modernos. Se cree que los seres humanos actuales tienen genes neandertal y  que el cruce entre especies podría haber ocurrido. Los  últimos  reductos Neandertal se encontraron al sur  de la Península Ibérica.


No  se conoce aún la causa de su extinción aunque a ese respecto se han formulado preguntas como: ¿Los Sapiens compitieron con los Neandertal por los recursos? ¿Los mataron y exterminaron en combate? ¿Los contagiaron de enfermedades para las cuales carecían de defensa? ¿No soportaron, los Neandertal, determinados cambios climáticos o ambientales? ¿Se cruzaron Sapiens y Neandertal?" 

Resultado de imagen para LOS NEARDENTALES

Preguntas estas que por el momento no han tenido respuesta. Es claro, sin embargo, que los Neandertal no lograron sobrevivir a la combinación de cambio climático y  expansión del Homo sapiens. Este ser primitivo,  en apariencia menos preparado para afrontar la difícil lucha por la existencia y que no logró completar como el Cro-Magnon el ciclo de la evolución, me ha provocado siempre  inmensa ternura, así como también la percepción  de que quizá este mundo habría sido menos violento si él y no el Cro-Magnon hubiera sido el sobreviviente.  

 A pesar de las difíciles circunstancias que les tocó afrontar a los hombres del Paleolítico algunos de ellos hicieron algo más que sobrevivir. Allí, donde las condiciones no eran demasiado duras, quedaba cierto espacio para el ocio y en esos fugaces momentos  el hombre primitivo  comenzó a expresarse a través del dibujo y produjo lo que se ha denominado "las primeras obras de arte":  pinturas o grabados de animales y  personas sobre las paredes de las cavernas.   Esta pintura se llama rupestre, es decir, hecha en las rocas. 
3-pinturas-rupestres-del-levante-3.jpg
El contenido de las representaciones es el reflejo de temas religiosos o míticos. Cabe pensar que  el hombre primitivo  trataba de favorecer con sus pinturas la caza de animales que le servían para su subsistencia. Uno de los principios de su magia era: "lo semejante produce lo semejante", por esa razón dibujaban actos de caza. En general en ellas, no aparecen vegetales ni paisaje; el centro de atención es el animal. Representaban comúnmente la fauna que iban a cazar. Las pinturas rupestres más conocidas se encuentran en Francia (zona franco-cantábrica) y en España (región del Levante).     
                                                                                                  
En la Península Ibérica se han encontrado pinturas que datan de 25.000 aC y que  representan escenas de caza, guerra y rituales realizadas con pigmentos naturales mezclados con grasa animal. Pero también hay excelentes ejemplos en África, en la India, en Australia y en América. Las pinturas rupestres de grandes animales que se descubrieron en la parte sur-occidental de Francia y en el norte de España se yerguen como testigos de la actividad cultural de estas personas.

Una cueva descubierta en 1994 en Francia contiene más de trescientas pinturas de leones, bueyes, búfalos, panteras y otros animales. La mayoría de ellas representan animales que la gente no cazaba, lo cual sugiere que las pinturas tenían propósitos religiosos.

A esta primera edad de Piedra se la denominó Paleolítico que significa Piedra antigua y a ella la siguió el Neolítico, cuyo significado es:   Piedra Nueva.

Aldea en el Neolítico
  El Neolítico es una etapa sorprendente de la Edad de Piedra porque en su transcurso  el hombre cambió por completo los patrones que hasta entonces habían regido su vida. Dejó  de lado la caza y la recolección y empezó a  dar los primeros pasos en la agricultura y en  la domesticación de animales. En este período de la prehistoria, los hombres crearon los primeros asentamientos, abandonaron su antiguo carácter nómade y empezando a vivir en grupos y en refugios. 
Así, de forma progresiva,  el hombre empezó a evolucionar hacia un modo de vida único que terminó de diferenciarlo de cualquier otra especie.  Perfeccionó  cada vez más sus herramientas, cultivó diferentes tipos de vegetales, aprendió a recolectar la miel, a extraer la leche de algunos animales, a mantener la carne, a fermentar bebidas, a producir harina y  alcohol,  y muchos otros avances. Contaba ahora  con nuevos materiales para fabricar sus viviendas, así como también para confeccionar vasijas y recipientes, para guardar agua y toda clase de líquidos. La cría y domesticación de animales le  permitieron ejercer un control sobre  las diferentes especies y tener asegurada su fuente de subsistencia. 
Estos hombres,  antes completamente primitivos y expuestos a las contingencias de la vida nómada,  tuvieron entonces  una buena fuente de alimento y de recursos que les permitió  fabricar tejidos, abrigos y  nuevas herramientas a partir de sus huesos.  Estos sorprendentes  avances en la vida del hombre prehistórico representan un hecho tan importante para la humanidad  y han sorprendido tanto a los estudiosos que  a este periodo de la historia se lo ha bautizado como  la Revolución Neolítica, un término acuñado por el renombrado arqueólogo Vere Gordon Childe, de origen australiano. Algunos estudiosos como el científico Zecharia Sitchin, han planteado la teoría de que  en Sumeria, región de donde se extendieron todos estos  asombrosos avances del Neolítico al resto del mundo, el ser humano recibió  adiestramiento de  seres extraterrestres.
NEOLÍTICO. 1-Introducción. 2-Nuevo significado del arte. 3-Signos. 4-Arte levantino. 5-La diosa neolítica. 6-Megalitismo.:

 Hasta hace poco se creía que este período podía considerarse  no tan violento al compararlo con  los anteriores,  pero se ha constatado que el hombre del Neolítico fue también muy violento.  Evidencias fósiles  han demostrado que muchos de ellos  fallecieron como resultado de fuertes impactos de flechas o  lanzas,  o de profundos cortes provocados con herramientas de piedra.

Desde la época prehistórica se enterraba a los muertos¿Cuándo empezó el hombre primitivo a pensar en el más allá,  a enterrar a sus muertos? Eso es algo difícil de contestar, pero se  sabe que los  Neandertal, ya enterraban a sus muertos con ofrendas para el más allá.  La Sima de los Huesos, un yacimiento arqueológico en la Sierra de Atapuerca, en España,  es un santuario en el cual se depositaban los cadáveres, en vez de ser abandonados en el campo. Aunque en los sitios vinculados con la Prehistoria, no se han encontrado lápidas ni inscripciones que transmitan nombres de divinidades o de ritos, el hecho mismo del enterramiento y del cuidado que se daba a  los difuntos demuestra una creencia firme de estos hombres primitivos en un "más allá". 

La muerte planteaba al hombre prehistórico, abandonado a sí mismo en medio de una naturaleza hostil, misteriosa  y sobrecogedora, incógnitas agobiantes.  Tal vez nunca sepamos las angustias existenciales de aquellos seres primitivos  pero lo que podemos asegurar es que sin duda la muerte era para ellos  motivo de honda preocupación.

Pues bien, fue durante la segunda etapa del Neolítico, hace seis mil años,  cuando vivieron los Amantes de Valdaro, y así  fue como sus enigmáticos restos llegaron hasta nosotros: 

El seis de febrero de 2007, un grupo de arqueólogos se encontraba realizando excavaciones en una necrópoli neolítica situada en  el suburbio industrial de Valdaro, en la ciudad italiana de Mantua  -la misma ciudad donde Romeo se exilió y adonde recibió la noticia de que su Julieta estaba muerta-, cuando de repente se toparon con un sorprendente hallazgo: las osamentas de una pareja unida en un conmovedor abrazo. 


Elena Menotti, la responsable de la expedición arqueológica que realizó este emotivo hallazgo,  afirma: "Es un caso extraordinario. No se había  encontrado hasta ahora un sepelio doble del periodo Neolítico y mucho menos de dos personas abrazadas;  y ellos realmente están abrazados. El estado de sus dientes es estupendo; están intactos y sin desgastar; lo que  hace suponer que era una pareja muy joven. Debo decir que cuando los encontramos nos emocionamos mucho. He estado haciendo este trabajo durante veinticinco años. He realizado excavaciones en Pompeya y en muchos  sitios famosos, pero nunca me había emocionado tanto como ahora  porque este descubrimiento es muy especial". 

Los primeros análisis realizados por los investigadores confirmaron que los esqueletos correspondían efectivamente a dos jóvenes,  un hombre de veinte años  y  una mujer  de dieciocho,  sepultados juntos, hace más de seis mil años  con las rostros enfrentados y los brazos y piernas entrecruzados. 

 Aunque no hay indicios de que la muerte de estos dos amantes fuera trágica, como se encontró  una punta de sílex alojada  a la altura de las cervicales de los restos masculinos y un cuchillo alargado entre uno de los muslos de los restos femeninos muchos pensaron que esta pareja había sido asesinada. Esta suposición ha sido descartada casi por completo porque no se han hallado en las osamentas signos de violencia.  Se cree en cambio,  que tanto la punta de sílex como el cuchillo  formaron  parte del ajuar funerario con el que los amantes fueron enterrados. Realmente es muy difícil saber qué pasó, pero el hecho de que fueran sepultados abrazados, confirma  la idea de que a esta pareja la unía un fuerte sentimiento. 

Excavar una tumba es una tarea que consume tiempo, cada hueso debe ser documentado y retirado cuidadosamente para su estudio. Pero en el caso de los Amantes de Valdaro, realizar este procedimiento habría destruido su postura original. Como bien dijo André Leroi Gourhan: "El mejor arqueólogo es, a pesar de todo, un vándalo que destruye su documento consultándolo".

Elsa Menotti, la arqueóloga encargada de custodiar tan precioso hallazgo decidió que los esqueletos no se separarían y que serían extraídos en bloque de su tumba de milenios para ser conservados intactos. Y así, el bloque de tierra sobre el cual descansaban, fue levantado del suelo, colocado en una caja de madera y enviado al laboratorio arqueológico del Museo de Mantua para que los restos de los amantes fueran examinados.

 En el  Neolítico, la época en la que vivieron los amantes,  Valdaro  estaba atravesada por pequeños canales y por el cercano río Po, por lo que sin duda sería una región estratégica para la caza, la pesca y la agricultura. Se cree que fue una comunidad muy desarrollada, con fácil acceso a las rutas comerciales importantes y estrechos vínculos  con las poblaciones vecinas

Pero,¿quiénes fueron realmente los Amantes de Valdaro? ¿Agricultores? ¿Comerciantes? ¿Artesanos? ¿Poetas, quizá? ¿Se amaban intensamente?  ¿Cuál fue la causa de su muerte y por qué esta les sorprendió juntos?
Me temo que tal vez  nunca  tendremos  respuestas a estas interrogantes, pero me gusta imaginar que sí, que estos dos jóvenes que vivieron en una edad tan remota en la que las condiciones de vida eran todavía tan primarias,  se amaron intensamente, que  sintieron  en su alma la poesía y el deseo de no separarse nunca, y que  este deseo se les hizo realidad en una noche glacial del Neolítico cuando decidieron esperar unidos a la muerte abrigándose mutuamente en un desgarrador abrazo final mientras la vida lentamente los abandonaba.
Los Amantes de Valdaro han sido llevados al Museo Arqueológico de Mantua tal  como fueron encontrados. Sus dos osamentas permanecerán entrelazadas por los próximos cinco mil años como evidente testimonio para quienes los visiten y los vean de que el amor es,  después de todo, lo mejor que nos puede pasar en la vida. 

¿No lo creen así también ustedes,  amables lectores?
Leonor Fernández Riva
Visita mis otros blogs:
***
***
***
***


***
Te invito a visitar también el siguiente blog donde encontrarás temas literarios de actualidad y la actividad cultural del Valle del Cauca y de Colombia: