jueves, 14 de julio de 2011

El Leonardo negro

Leonor Fernández Riva

Hace un tiempo, asistí a un evento de poesía afrocolombiana enmarcado en el  Festival de poesía que se realiza todos los años en Santiago de Cali.  El tema de la convocatoria nos brindó a los asistentes la oportunidad de disfrutar vibrantes poemas  en los que se resaltaban las dotes indiscutibles de la raza negra para la  fiesta, la música, el baile, los lances de  amor…, así como también la fuerza y el coraje demostrados por los afrodescendientes para  superar  el pesado lastre de la esclavitud. Hoy, y como un homenaje a esos queridos y polifacéticos hermanos nuestros, voy a hablarles de un hombre excepcional de la raza negra: George Washington Carver, un genio agrícola considerado uno de los más grandes científicos del siglo XX a quien  en 1941 la revista Time  denominó el "Leonardo negro", en clara referencia a  Leonardo da Vinci. Esta es su historia:

Una fría y lluviosa noche de otoño del año 1864 varios hombres armados irrumpieron violentamente en una finca en Arkansas; su propósito: robar esclavos.

Lograron secuestrar a una esclava negra y a sus dos hijos: una niña y un bebé de una semana de nacido. Mientras era arrastrada por sus cabellos, la mujer chillaba desesperada pero sin soltar al bebé que aferraba entre sus brazos. Furiosos por su actitud, los secuestradores arrebataron violentamente al niño que, lloraba sin parar, y lo aventaron a un lado del camino.  El dueño de la finca, llamado Moses Carver -un hombre humanitario-, envió a varios de sus trabajadores  para tratar de rescatar a la mujer y a sus hijos. Los hombres  sólo pudieron encontrar un pequeño bulto empapado de agua y casi sin ningún movimiento. Se trataba del bebé de la esclava, que a raíz de ese incidente contrajo una tos ferina que casi le cuesta la vida. Logró sobrevivir pero creció débil físicamente, razón por la cual no pudo trabajar en los campos de cultivo de la plantación. Sólo se le encomendaban  pequeñas labores.

Pero este pequeño niño negro, débil en apariencia, poseía una inteligencia sobresaliente y un indomable espíritu de superación. Cuando se abolió definitivamente la esclavitud  Moses Carver lo adoptó  como hijo.  Su esposa, “ la tía  Susy”, como era conocida cariñosamente  por todos en la propiedad, le enseñó a leer  y al constatar  su espirítu observador lo alentó para que siguiera estudiando.

Cuando cumplió doce años, George  se enteró de que en el pueblo se había instalado una escuela primaria, y sin pensarlo dos veces  acudió a ella para inscribirse. Al llegar se topó con el maestro quien lo increpó con dureza: “¿Qué quieres? ¿Aprender?! ¡Lárgate! ¡Aquí no se admiten negros!”. Decepcionado, el muchacho se retiró. En ese momento no podia presentir que ese mismo recibimiento lo tendría en muchas otras instituciones educativas. Pero no estaba dispuesto a renunciar a sus ideales.

En 1875 se inauguró en la población una escuela para negros a la que sí pudo asistir y en la que aprendió rápidamente todo lo que allí podían  enseñarle.  Sorprendía a sus maestros con su vivacidad.  Era diestro para dibujar  variedad de plantas y catalogar  sus propiedades medicinales.  

George el “de los Carver”,  como era conocido por todos, pasó los siguientes diez años de escuela en escuela. Tenía ansias de aprender, pero por aquellos días no era fácil encontrar en los Estados Unidos escuelas a las que pudiera asistir un niño de color.

A los veinte años de edad inició su educación secundaria. Al observar que muchos de sus compañeros colocaban una inicial después de su nombre empezó a firmar como George W. (la W significaba Washington) y suprimió  “de Carver”. De ahí en adelante fue conocido por todos como George Washington Carver.

 Al terminar la secundaria envió cartas a diversas universidades solicitando ser admitido pero invariablemente obtenía respuestas negativas. Grande fue su emoción cuando creyó  que había sido admitido en la Higland College de Kansas, pero era solo un malentendido. Cuando  los directivos de la Universidad se enteraron de que era negro lo rechazaron  inmediatamente. Continuaban los obstáculos, pero él no cejaba en su empeño por estudiar.

Su perseverancia  finalmente dio fruto y logró ser admitido en el Simpson College de Iowa, y luego, en 1891, ser  transferido a la Iowa State Agricultural donde aprendió agricultura convirtiéndose en el segundo estudiante negro admitido en una universidad.  Al terminar sus estudios en 1894 se graduó con altos honores. Empezaba  a descollar. Sus profesores lo convencieron para que  realizara una  maestría en la Estación Experimental de Agricultura y Economía de Iowa bajo la dirección del profesor Louis Pammel. Durante esta etapa  y hasta 1896  Carver desarrolló un importante estudio sobre las patologías de las plantas y la micología, y descubrió dos hongos, que llevan su nombre. Esta investigación   le ganó  reconocimiento nacional y respeto como botánico.

En 1896  fue invitado a dirigir el Departamento de Investigación Agrícola del Tuskegee, que más tarde se denominaría Universidad Tuskegee.  Carver aceptó el cargo y permaneció allí durante casi cincuenta años. Ayudaba a numerosos agricultores a obtener mejores cosechas y pronto su fama se extendió. Sin ninguna duda, lo que hizo que Carver pasara a la historia fue su genio como inventor y su afán por mejorar con sus inventos la calidad de vida de los esclavos negros. 

 Y es que, es a pesar de haber abandonado completamente el estado de esclavitud en que nació, nunca olvidó el sufrimiento que padecían muchos de sus semejantes. Incentivó a los agricultores  a aplicar el sistema de rotación de cultivos en las enormes plantaciones de algodón. Para ello fundó un laboratorio de  investigación industrial y llevó a Norteamérica muchos nuevos tipos de cultivos. El más popular de sus cuarenta y cuatro boletines prácticos para los agricultores, contiene ciento cinco recetas de comidas que utilizan maní, ingrediente del que también obtuvo más de trescientos productos diferentes: desde aceite para cocinar hasta tinta para imprimir. El más conocido es la mantequilla de maní. Con la papa produjo ciento dieciocho productos. En la elaboración de pintura obtuvo quinientas treinta y seis fórmulas. Con la batata, o camote,  elaboró más de cien productos, inclusive harina y goma sintética que fue utilizada en la Primera Guerra Mundial. De la arcilla sacó tintes y pinturas totalmente naturales. Con las fibras de la viruta de madera inventó el mármol sintético;  el plástico de soja, el café instantáneo;  con las  fibras de la caña de maíz, produjo soga,  y más de quinientos colorantes naturales.
Thomas Edison, otro gran inventor, entusiasmado al observar los inventos de Carver,  le propuso  que se mudara a Orange Grove, Nueva Jersey,  para trabajar en su laboratorio con un sueldo anual de cien mil dólares por año (suma indescriptiblemente  grande por aquellos días). Nunca un ofrecimiento similar le fue hecho a alguien en esa época  y menos a  un hombre de color. Pero Carver declinó tan generosa oferta pues era humilde  y lo único que deseaba era ayudar a los agricultores pobres y  continuar sus investigaciones y su trabajo en Tuskegee. 

En 1916 Carver fue nombrado miembro de la  Royal Society of Arts  de Inglaterra,  uno de los pocos estadounidenses en ese momento en recibir ese honor.

En 1920 los intereses de los agricultores estadounidenses de maní  estaban siendo lesionados por el maní importado de China. Los procesadores y granjeros blancos se reunieron en 1921 para defender su causa ante un comité de audiencias en el Congreso.  A pesar de su color, Carver fue elegido para hablar ante el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos. Una gran deferencia por la fuerte segregación racial  que existía en ese momento en ese país. A su llegada al Congreso, Carver fue objeto de burlas y pifias por los sorprendidos congresistas del Sur, pero no se amilanó, y sereno comenzó a explicar algunos de los muchos usos del maní. Disponía inicialmente de quince  minutos para realizar su presentación, pero el ahora fascinado comité extendió su tiempo una y otra vez.  Al terminar su presentación, el  comité en pleno prorrumpió en aplausos y su ponencia fue aprobada. La presentación de Carver en el Congreso lo hizo famoso; su inteligencia, elocuencia, amabilidad y cortesía encantaron al público en general. Uno de los más grandes logros de George Washington Carver fue debilitar con su talento y con sus logros el estereotipo generalizado de la época de que la raza negra era intelectualmente inferior a la blanca. 

Después de 1922 publicó seis boletines agrícolas y escribió para un periódico una columna  llamada "El consejo del Profesor Carver". Muchos líderes de negocios lo consultaban. Tres presidentes de los Estados Unidos ( Theodore Roosevelt, Calvin  Coolidge y Franklin D. Roosevelt) se reunieron con él, y el príncipe heredero de Suecia estudió con él durante tres semanas.

En 1937 Carver conoció a  Henry Ford  en una conferencia en Dearborn, Míchigan; la simpatía fue mutua  y  a partir de ese momento entablaron una entrañable amistad. Entre otros proyectos  trabajaron juntos en una solución para la escasez del caucho en los tiempos de guerra y en un combustible alternativo a partir de la soja.

En 1939, Carver recibió la Medalla Roosevelt por su sobresaliente contribución a la agricultura del Sur con la inscripción "Para un humilde científico que busca la dirección de Dios y un libertador para los hombres de la raza blanca así como la negra". En 1942 Henry Ford construyó una réplica de la antigua cabaña de esclavo que vivió Carver en su infancia en el Museo Henry Ford como un homenaje a su amigo.

George Washington Carver falleció el 5 de enero de 1943 a consecuencia  de las complicaciones producidas por una caída.  Tenía setenta y ocho años de edad.  Antes y después de su muerte hubo en los Estados Unidos un masivo movimiento para erigir un monumento nacional en su memoria. El senador de Misuri Harry S. Truman presentó un proyecto de ley para concretar ese monumento. El 14 de julio de 1943 el presidente Franklin Delano Roosvelt destinó treinta mil dólares para el monumento nacional George Washington Carver al sudoeste de Diamond, Misuri, en el lugar donde Carver había pasado parte de su infancia. Este fue el primer monumento nacional en homenaje a un  afroamericano y también el primero que no se dedicó a un Presidente. En 1948 y 1998 Carver apareció en sellos postales de los Estados Unidos, y de 1951 a 1954  fue representado en una moneda conmemorativa de cincuenta centavos. Dos barcos fueron nombrados en su honor, el buque clase Liberty SS George Washington Carver y el submarino de propulsión nuclear USS George Washington Carver.

En 1977 Carver fue elegido para el Salón de la Fama de los Grandes Estadounidenses. En 1990, fue incluido en el Salón de la Fama de Inventores Nacionales. En 1994, la Universidad Estatal de Iowa otorgó a Carver un Doctorado en letras humanas. En 2000 Carver fue nombrado miembro en el Salón de los Héroes del USDA con el nombre "Padre de la Quimiurgia". En 2002 el erudito Molefi Kete Asante catalogó a George Washington Carver en su lista de los Cien Afroamericanos Más Grandes.

En 2005 la investigación de Carver en el Instituto Tuskegee, fue designada un Hito Histórico Nacional de la Química por la Sociedad Americana de Química. Ese mismo año el Jardín Botánico de San Luis,  Misuri,  inauguró en su honor el jardín George Washington Carver, que incluye una estatua de él a tamaño real.

Muchas instituciones del sistema estadounidense de escuelas públicas y decenas de escuelas primarias y secundarias llevan su nombre. Para conmemorar su vida e invenciones, el 5 de enero de cada año, aniversario de su muerte,  se celebra en los Estados Unidos el George Washington Carver Day.

Century: George Washington CarverEsta ha sido, amigos, una sinopsis un tanto larga, lo reconozco,  de un hombre excepcional, orgullo no solo de su raza sino de todo el  género humano. He querido compartirla con ustedes  porque creo sinceramente que la raza negra es mucho más que marimba, tambor y sentimiento. Valió  la pena extenderme un poco para hablar del coraje, el talento y los logros de este Leonardo negro, ¿no lo creen así, amables lectores?

Otros temas:





Cabe una oración
                                                   Visita mis otros blogs:

***
***
***
                                     ***
***
***
***
***
***
***
Te invito a visitar  también el siguiente blog  donde encontrarás temas literarios de actualidad y  la actividad cultural del Valle del Cauca y de Colombia: