martes, 4 de enero de 2011

La postrer visita


Leonor Fernández Riva


La muerte repentina del senador José Fernando Castro Caicedo ocurrida en el Congreso de Colombia el 8 de mayo de 2008  me hizo reflexionar en su momento  en aquello que Milan Kundera denominó como “ La  insoportable levedad del ser”. Según Buda las tres principales causas del sufrimiento del hombre son: la vejez, la enfermedad y la muerte. A través de los siglos la ciencia y  la hechicería  han dedicado todos sus esfuerzos a descubrir  las  fórmulas mágicas que logren  prolongar la juventud, recuperar la salud y retardar indefinidamente la muerte. Inquieto por naturaleza, el ser humano intenta continuamente corregir y superar al supremo artífice  y aunque muchas de las veces sus experimentos resultan atemorizantes e impredecibles,  la ciencia ha llegado a un nivel tan  sorprendente en materia de genética que muchas  leyes de la naturaleza, patrones que parecieran inherentes a nuestra especie, están siendo cambiadas en los laboratorios. Probablemente seremos testigos  en las próximas décadas de conquistas insólitas en el plano de la genética. Ya no  resulta por ejemplo, tan utópico (ni tan vampiresco),  pensar  que  nuestros hijos ( o nuestros nietos) podrían no morir jamás. Pero por el momento, esa todavía sigue siendo una quimera  y todos los que nacemos a la vida debemos enfrentar con valentía el momento postrero de abandonarla.

En el caso del fallecimiento del senador fue lamentable, desde luego, que no hubiera existido en el Congreso un eficiente equipo médico para atenderlo, un descuido  como para Ripley en un país que sufre  tal grado  de conflagración y  violencia que no es de ningún modo aventurado pensar en atentados y heridos precisamente en tan estratégico lugar, eventualidades que de producirse no podrían tampoco recibir la adecuada asistencia médica. Nos hemos ido acostumbrado a improvisar;  a que primero se produzca el hecho lamentable o la tragedia  para empezar,  allí sí,  a tomar cartas en el asunto. 

No obstante, y al contrario de quienes opinaron que de haber recibido un auxilio médico más eficiente el senador  podría haberse salvado, creo más bien,  que  no haber recibido ese tipo de ayuda le salvó de haber quedado vivo, es cierto, pero convertido probablemente  en un vegetal. Vivir por vivir no tiene sentido. Lo importante en cualquier caso es rescatar la calidad de vida de una persona.  Cualquier médico puede ratificar que son muy  pocos los casos de pacientes, sobre todo a una edad como la del senador Castro Caicedo, que se recobran completamente de este tipo de accidentes cerebrales. Ahí está, por ejemplo, el caso del ex primer ministro israelí Ariel Sharon quien falleció a los 85 años de edad el 11 de enero de 2013 a consecuencia de un fallo cardíaco después de haber permanecido ocho años en coma profundo y en virtual estado vegetativo. En mi familia tuvimos también un caso sumamente doloroso producto también de un accidente cerebral; algo desolador  porque a pesar de la solícita y especializada atención  que recibió nuestro ser querido, este nunca pudo recuperarse  y falleció al cabo de dos años sin lograr volver a ser quien antes era.

Hay circunstancias que nos atañen intrínsecamente a todos quienes venimos a este mundo  pero que reiteradamente procuramos soslayar albergando la esperanza de que por la intervención de  algún factor milagroso no las experimentaremos en nuestra propia vida.  Y esto ocurre con especial  énfasis cuando abordamos el mortificante tema de la muerte.

 ¿De qué forma, en qué circunstancia nos llegará ese postrer e inevitable momento? Alguna vez le pregunté a mi yerno -connotado cardiólogo ecuatoriano- de qué manera le gustaría morir. Qué afección fatal escogería entre el amplio espectro de padecimientos que aquejan a los mortales para abandonar este mundo. Pero él, como muchos otros médicos a los que les hice similar pregunta, soslayó la respuesta. Desde luego, escoger un libreto para esa personal e ineludible circunstancia no garantiza que  las cosas sucederán así, pero hacerlo es quizá  un buen ejercicio de aproximación.  

Cuando le preguntaron  a Julio César (el cónsul romano) de qué forma le gustaría que fuera su muerte, respondió categórico:  “Repentina”.  Y cuando le preguntaron a San Agustín  de Hipona cómo le gustaría encontrarla  respondió: “En el fiel cumplimiento del deber”. Creo sinceramente que en el caso del senador que me inspiró este artículo, estas dos premisas se cumplieron y que su muerte fue envidiable tanto por haber sido repentina como por haberla encontrado en el fiel cumplimiento de su deber como congresista.

A pesar de lo ominoso que puede resultar para muchos imaginar cómo será ese encuentro final con nuestra postrera amiga, pienso que para algunos otros -entre los que me incluyo-  ese encuentro final está cargado de expectativa y hasta de anhelo y que muy bien  pudiéramos decir como Lope de Vega  los versos de esa bella copla anónima que él transcribió:

“Ven muerte tan escondida, que no te sienta venir, porque el placer de morir,  no me vuelva a dar la vida” .


  
Visita mis otros blogs:
Te invito a visitar  también el siguiente blog  donde encontrarás temas literarios de actualidad y  la actividad cultural del Valle del Cauca y de Colombia: http://ntcblog.blogspot.com/